Libros que traspasan el papel: "A todos los chicos de los que me enamoré"

29 Aug 2018

La película juvenil adapta el primer libro de la serie de Jenny Han sobre la personaje Lara Jean a la pantalla chica. El filme, que estrenó hace poco más de una semana en Netflix, es el tipo de cliché que funciona dentro de su género comedia romántica liviana, aunque la actuación de la protagonista deje algo que desear.   

 

Fuente:Imdb             

 

Quienes nunca hayan vivido un(os) amor(es) platónico(s) en la secundaria que tire la primera piedra.

Quizás la principal fortaleza de “A todos los chicos de los que me enamoré” sea, justamente, hacer que la audiencia se identifique con la protagonista Lara Jean en esta etapa de descubrimiento del primer amor y de la sexualidad en la adolescencia, divirtiéndose al recordar sus propias experiencias. La película, adaptación del libro homónimo de la serie de Jenny Han, estrenó el pasado 17 de agosto y es un éxito entre el público juvenil, repitiendo el triunfo de Netflix luego de “El stand de los besos” en sus apuestas por comedias románticas destinadas a esa franja etaria basadas en obras literarias.

 

La historia

 

Lara Jean (Lana Condor de X-men: Apocalipsis) lidia con sus sentimientos escribiendo cartas a los chicos por quien está enamorada. La idea no es declararse, sino que el papel sea el único testigo de esos amores, que son luego guardados en una pequeña caja. Pero su vida cambia cuando -sin saber cómo- los destinatarios reciben los escritos y la cuestionan sobre ello, forzándola a revivir o replantear las emociones que había escondido.

 

Los principales involucrados son Peter Kavinsky (Noah Centineo -lo pueden reconocer del video musical “Havana” de Camila Cabello) y Josh (Israel Broussard). El primero es el ex novio de la antagónica de Lara y el segundo es ex pareja de Margot, su hermana más grande. La protagonista resuelve entonces aliarse con Peter y vivir una relación de mentira con él para evitar cualquier confusión que pudiese lastimar a Margot. Obviamente, los sentimientos de la "falsa pareja" empiezan a confundirse y es ese EL nudo de la historia.  

 

 

Lo bueno y lo malo

 

“A todos los chicos de los que me enamoré” gana por varias buenas razones: el ritmo rápido que no aburre, algunas escenas, diálogos cómicos que de verdad sacan risas y, por último, por la química entre la pareja protagonista, Lara y Peter. Sin embargo, le falta calidad a la actuación de Lana Condor, lo que quita profundidad a las escenas más emotivas del filme, pero que en la generalidad termina no siendo lo más importante. Asimismo, Lara, más allá de no ser la chica más popular del colegio, ni la más sociable, no es sumisa ni “la pobrecita” como en muchas películas del género que suelen caer en ese estereotipo.

 

Por otro lado, una vez más se levanta la problemática de la publicación de vídeos privados en las redes sociales,  especialmente acerca de aquellas grabaciones de chicas que tienen su intimidad expuesta -por su pareja u otros- y luego son víctimas de bullying en las escuelas.

 

 Fuente: Instagram Lana Condor                   

¿Re-presentatividad?      

 

Condor, de origen vietnamita, es una de las primeras actrices asiáticas a obtener un papel principal en una película norteamericana en los últimos años. El tema fue motivo de debate en la opinión pública, ya que si bien muchos celebraron tal representatividad, algunos criticaron el hecho de que la actriz no fuera mitad coreana y mitad estadounidense como en el libro, perpetuando la falsa idea de que “los asiáticos son todos iguales”.  El debate puede seguir en el público espectador y decir si eso hace o no, a la historia en sí. 

 

Referencias ochenteras 

 

Uno de los puntos fuertes de la historia es cuando Lara queda pasmada al afirmar Peter nunca haber visto “Dieciséis velas”, una de las comedias románticas de los ‘80 protagonizadas por Molly Ringwald y dirigida por John Hughes. El director es famoso por muchos de los clásicos adolescentes de aquella década destacándose títulos como “El club de los 5” (criticado actualmente por los aspectos machistas y abusivos del personaje John Bender), “Todo en un día” y “La chica de rosa”, casi todos disponibles en Netflix.

 

  

Libro vs. película

 

“A todos los chicos de los que me enamoré” se mantiene bastante fiel a la novela de Jenny Han, valiéndose también de algunos elementos del segundo título de la trilogía de la autora para brindar un final más cerrado a la película. Los otros libros que le siguen son: “Todavía te quiero” y “Para siempre, Lara Jean”.

La escritora también es conocida por “El verano en que me enamoré”, entre otros títulos para jóvenes y otros para niños.


Netflix todavía no confirmó la producción de la secuela, pero la producción ha recibido feedback positivo del público en las redes sociales y de la crítica especializada en EEUU, lo que indicaría que eso deba pasar en el futuro.

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

babiloniagestionliteria@gmail.com

 

Córdoba, Argentina