Para chicos y no tan chicos

13 Jun 2018

No hay nada mejor que un buen autor -de esos que se ganaron el título de clásicos- incursionando en el mundo de la literatura infantil. Entre éstos, uno de los más destacados es Oscar Wilde creador de historias maravillosas como "El fantasma de Canterville", "El gigante egoísta" y "El príncipe feliz" entre otras. Aquí, un recorrido por esos relatos que valen la pena sumar a la biblioteca de lxs niñxs. 

 

 

 

 

Sin perder su humor y ese tono paródico y crítico que atraviesa la totalidad de sus creaciones -tanto la más cercanas al público infantil como las destinadas a los adultos- Oscar Wilde incursionó en el mundo de la literatura para niños con relatos inolvidables que valen la pena incorporar en la biblioteca familiar o en la de la escuela. 

Hay muchas colecciones y editoriales que tienen sus cuentos, y desde Babilonia rescatamos algunos títulos. 

 

 

"El fantasma de Canterville". 

 

Es quizá uno de sus cuentos más conocidos. Publicado por primera vez en el año 1887, "El fantasma...." narra la historia de una familia estadounidense -bastante torpe y vulgar- que se muda a un castillo en Inglaterra donde, al parecer, hay una presencia extraña.

 

Partiendo de los clásicos elementos del género gótico, Wilde crea una parodia en donde dan más miedo los integrantes de la familia Otis que ese pobre fantasma que viene penando desde hace ya mucho tiempo.

 

Irónica, crítica y divertida.  

 

 

 

 

"El gigante egoísta". 

 

Es quizá el más tierno de sus relatos. Un gigante odioso hace de todo para espantar a los niños que se acercan a jugar a su jardín. Sin embargo hay uno, muy pequeño, que no le teme. Ese ser tan vulnerable e indefenso despierta una faceta sensible y cariñosa en este gigante que poco a poco va cambiando.  

 

Un canto sobre el valor de la amistad. Un alegato a no juzgar al otro sin conocerlo antes. 

 

Un relato que se queda en el corazón de lxs lectorxs. 

 

 

 

 

"El príncipe feliz".

 

Este es un cuento colmado de enseñanzas. Habla de valores como la bondad y la generosidad.  

La estatua del Príncipe Feliz no es para nada feliz. Sufre al verse colmada de oro mientras en su pueblo la gente pasa necesidades. Una golondrina se transformará en su aliada. Ella será la encargada de ayudar a todos los habitantes del lugar motivada por los deseos del príncipe. 

 

En muchas colecciones este relato viene acompañado de otros de conocidos cuentos de Wilde como "El ruiseñor y la rosa" y "El amigo fiel" entre otros. 

 

 

 

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

babiloniagestionliteria@gmail.com

 

Córdoba, Argentina