A 200 años de su muerte, por qué leer a Jane Austen

18 Jul 2017

 

 

Un 18 de julio de 1817 moría a los 41 años en un poblado de Inglaterra la joven Jane Austen. Dama de las letras británicas reconocida en todo el mundo,  Austen supo retratar a la perfección las miserias, falsedades y secretos de una época, aunque muchas veces  fue presentada como autora de novelas románticas sin trascendencia.

Dueña de un agudo sarcasmo, Jane Austen dejó en su legado historias que se han reproducido y traducido por doquier, donde puede que a simple vista sus protagonistas buscan conseguir la felicidad en el “hombre perfecto”, pero haciendo un zoom más interesante, nos permite distinguir los verdaderos sentimientos de mujeres -como ella- que luchaban por sus derechos a principios del siglo XIX.

"El estar bien informados nos impide alimentar la vanidad ajena, lo cual el buen sentido aconseja evitar", decía la joven Jane hace más de doscientos años, y vaya si la frase muestra el sentido del humor de esta autora, que desde pequeña supo descubrir que con palabras era posible embanderarse dentro del género.

Austen nació en 1775 y vivió hasta su juventud en Hampshire, zona rural de Inglaterra, hasta que debió mudarse por cuestiones económicas tras la muerte de su padre a otras ciudades como Londres, Southampton o Bath, ciudad esta última donde se celebra cada 16 de diciembre el Día de Jane Austen recordando su nacimiento.

Si bien las principales fuentes hablan que Austen murió de una dolencia importante -algunos señalan que sería tuberculosis- mientras otras manejan un final por envenenamiento, lo cierto es que la escritora inglesa falleció un 18 de julio de 1817 a los 41 años, sin saber que después de mucho tiempo sería distinguida en su país como una gran autora.

De hecho, hoy las conmemoraciones en su nombre estarán a la orden del día en las diferentes ciudades donde vivió Austen, como ser la casa de Chawton, donde residió con su hermana mayor y su madre en 1809, y escribió sus mejores historias. 

 

Celebrando a Jane Austen

 

 

Sellos editoriales, pero también autoras y lectoras estuvieron atentos en la previa aguardando que llegue el día de  hoy, cuando se cumplen 200 años de la muerte de Jane Austen, y por eso se han preparado para que esta fecha no pase desapercibida.

En nuestro país, por ejemplo, la escritora Gabriela Margall -autora de varios libros entre ellos “El secreto de Jane Austen”, donde la protagonista es una admiradora de la figura inglesa-, desde que comenzó julio ha compartido en sus diferentes portales citas que provienen de los libros editados por Austen. Según dice, la mejor forma de homenajearla es citándola, ya que sus reflexiones allá en el tiempo, no dejan de interpelarnos hoy, cuando seguimos buscando la respuesta como mujeres modernas.  

 

Y desde Babilonia nos sumamos a la propuesta, recordando algunas de las mejores citas de la escritora británica:

"La mitad del mundo no puede entender los placeres de la otra mitad".  (Emma)

"La sabiduría es mejor que el ingenio y, a la larga, sin duda, tendrá la risa de su lado".

"La amistad es el mejor bálsamo para las heridas que produce en el alma un amor mal correspondido". (La abadía de Northanger)

 "Hay personas que mientras más se haga por ellos, menos harán por sí mismos". (Emma)

"Si hay una facultad de nuestra naturaleza que puede considerarse maravillosa, es la memoria".

"Las tonterías dejan de serlo cuando son realizadas de forma atrevida por gente con sensibilidad".

 "Del pasado no hay que recordar más que lo placentero". (Orgullo y prejuicio)

"Enloquece cuantas veces quieras, pero nunca desfallezcas". (Mansfield Park)

"El bien no siempre conduce a un buen final. Es una verdad reconocida por todos".

 

 

Por otra parte, de la mano de Random House desembarca en las librerías una colección especial con sus mejores títulos, donde no faltan diseños exclusivos para la ocasión y datos particulares en cada uno de sus volúmenes. En la lista de novelas, están, por supuesto:

Sensatez y sensibilidad. Aquí Jane Austen explora con sutileza e ironía las opciones de la mujer en una sociedad rígida, donde el éxito o el fracaso dependen de la elección del marido. La historia se centra en dos hermanas, Elinor y Marianne, cuyas personalidades antagónicas ejemplifican las dos posibles respuestas femeninas ante la hipocresía dominante: el "sentido común" y la "sensibilidad". Sin embargo, tanto un camino como el otro entrañan sus peligros.

Lady Susan. Lady Susan Vernon, reciente viuda, es una mujer hermosa e inteligente, a la vez que egoísta y ambiciosa. Sus planes no sólo incluyen un nuevo casamiento ventajoso para ella misma, sino también un pretendiente adinerado para su hija de dieciséis años, un hombre al que la joven detesta. A través de ingeniosos manejos, hará todo lo que está a su alcance para lograrlo, sin importarle ni las opiniones ni los deseos de quienes la rodean.

Emma. Emma cuenta la historia de una inteligente y laboriosa joven empeñada en hacer de Celestina de todas sus amistades. Cuando su institutriz, amiga y confidente decide contraer matrimonio, Emma Woodhouse se queda sola y se enfrenta al vacío de su vida y a la penosa tarea de intentar que los demás lleven una vida perfecta. Todos sus trabajos de manipulación sentimental crean a su alrededor una telaraña de enredos, malentendidos y confusiones que terminan poniendo a prueba su confianza en sí misma.

Persuasión. Persuasión es la última novela de Jane Austen, publicada póstumamente en 1818. Narra la historia de una mujer madura, sensible, paciente y menospreciada, que, años después de haber rechazado al hombre que amaba (persuadida por un mal consejo), ve cómo éste reaparece en su vida, rico y honorable pero aún despechado. Una mujer, en suma, que quizá por primera vez en la historia de la novela debe luchar para que el amor le conceda una segunda oportunidad.

Orgullo y prejuicio. A lo largo de una trama que discurre con la precisión de un mecanismo de relojería, Jane Austen perfila una galería de personajes que conforman un perfecto y sutil retrato de época: las peripecias de una dama empeñada en casar a sus hijas con el mejor partido de la región, los vaivenes sentimentales de las hermanas, el oportunismo de un clérigo adulador. El trazado de los caracteres y el análisis de las relaciones humanas sometidas a un rígido código de costumbres, elementos esenciales en la narrativa de la autora, alcanzan en Orgullo y prejuicio una maestría insuperable.

Mansfield Park. Fanny Price es aún una niña cuando sus tíos la acogen en su mansión de Mansfield Park y la rescatan de una vida de estrecheces y necesidades. Allí conocerá un mundo de ocio y de refinamiento en el que las inocentes diversiones alimentarán maquinaciones y estrategias de seducción. Ese mundo oculta una verdad peligrosa, y sólo Fanny, desde su sumiso silencio, será capaz de atisbar sus consecuencias y amenazas.

La abadía de Northanger. Publicada originalmente en 1818, La abadía de Northanger narra la historia de Catherine Morland, una joven ingenua y aficionada a la lectura de novelas góticas. Invitada por los Tilney, que erróneamente la consideran una rica heredera, a pasar una temporada en su casa de campo, se dedicará a investigar tortuosos e imaginarios secretos de familia. Pero cuando finalmente todo se aclare y comprenda que la vida no es una novela, la inocente Catherine pondrá los pies en la tierra y encauzará su futuro según dictan las normas morales y sociales. Esta es quizá la novela más irónica y divertida de Jane Austen, maestra inigualable en la recreación de retablos sociales con hondo perfil humano.

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

babiloniagestionliteria@gmail.com

 

Córdoba, Argentina