Comentario sobre "Primavera para Elías", de Mariela Giménez

7 Jul 2016

 

Como ocurre muchas veces, aquello que apenas puede vislumbrarse entre líneas en el revés de un libro, es en sí mismo la mayor sorpresa de la historia que tenemos entre manos. Por eso la contratapa de “Primavera para Elías” no hace más que invitarnos a leer eso que lleva en su interior, pero que se será tremendamente más satisfactorio de lo que nosotros pensamos.

Después de una trilogía que la ubicó entre las emergentes escritoras de novela romántica del país, y de “Entre luces y sombras”, más ligado a la fantasía, la autora santafecina nos regala esta nueva novela, donde se hace verdad aquello que suele repetir a sus lectoras, pero muchas no quieren escuchar: lo del romance es casi como una buena excusa, ya que a ella le gusta narrar historias profundas.

Sin ir más lejos, en “Primavera para Elías” podría haber hecho foco en Toni y Lorenzo, si ella como escritora sólo hubiese querido escribir una historia de amor, y vaya que tenía tela para cortar. Dos jóvenes envueltos en un amor de película, ella enamorada de él desde la adolescencia, él algo mayor, galán del barrio, alejados durante años por un conflicto sin resolver, y un reencuentro que hará flashback en la trama, retomando aquello que dejaron inconcluso.

Pero no. Giménez sabe que el amor es un recurso inagotable de buena literatura, pero elige contar algo más. Y en ese algo más, está la diferencia.

Con perfiles que se ajustan perfectamente a hombres y mujeres de carne y hueso, comunes y corrientes, como cada uno de nosotros, Giménez crea en esta oportunidad personajes repletos de claroscuros que más allá del amor, buscan desesperadamente una redención.  Escritora por vocación, pero psicóloga de profesión, la autora tiene un plus a la hora de abordar descripciones sentimentales y sensoriales, logrando que como lector podamos captar aquello indispensable para entender el relato.

Elige para empezar una relación que se muestra perfecta, sin fisuras. Un hombre y una mujer que se aman, y que están a punto de dar el gran paso. Y de a poco, aquello olvidado en el pasado comienza a filtrarse, y como el agua en una represa mal construida, terminará haciendo estallar todo. Un tercero entra en discordia, ese tercero ausente durante muchos años. Un fantasma, mejor dicho, que regresa para cerrar un círculo. Es entonces donde el drama se apodera del texto, y se vuelve protagonista.

Es ahí donde la historia se vuelve en sí mucho más interesante que el amor que se tienen dos de sus personajes. Porque no será un triángulo amoroso, ni un melodrama de celos y mentiras. No. Aquí la escritora gira el timón del barco y nos hace sentir una angustia que pega en lo más hondo. El dolor, la pérdida, la adicción, la locura, la muerte y la desolación que aparecen y desaparecen en los hombres y mujeres creados por Giménez, son entonces los actores que evidentemente la escritora mejor sabe manejar en el escenario de su obra. Por eso no podremos abandonar la lectura hasta saber cómo se resuelven todos y cada uno de los conflictos que surgen desde que comienza hasta que culmina la historia.

Profunda, pero a la vez ágil de leer, “Primavera para Elías” es entonces   una nueva oportunidad para descubrir a la escritora argentina, y también para nunca olvidar que, como dice la autora, siempre podemos tomar el amor como una buena excusa para sobrevivir las miserias humanas.

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

babiloniagestionliteria@gmail.com

 

Córdoba, Argentina