Gabriela Exilart: "A medida que me puse a investigar me vi seducida por el escenario"

4 Mar 2016

 

La escritora marplatense acaba de editar "Por la sangre derramada", una novela que se desarrolla en la Patagonia durante 1920. Afirma que esta historia habla de "resistir a la soledad y dejar ir la culpa". 

 

 

 

 

 

Tiene la mirada de los soñadores. De esos que se animan a buscar más allá, de los que se atreven a crear algo nuevo, de los que siguen lo que dicta el corazón. Su sensibilidad, que bien se puede apreciar en su modo de decir y hablar, también se traduce en sus novelas. Gabriela Exilart construye personajes que siempre traen a cuestas algún dolor, alguna herida, pero que sin embargo se reconstruyen.

“Tormentas del pasado”, “Pinceladas de azabache” y “Renacer de los escombros” son una buena muestra de eso. Ahora acaba de editar “Por la sangre derramada”, una historia que se enmarca en aquella trágica y combativa Patagonia de 1920.

La escritora marplatense cuenta a Babilonia Literaria el origen de este libro así como otros aspectos de su carrera.

 

- ¿Cómo elegís el marco histórico en el que se desarrollan tus novelas? 

- A veces el marco me elige a mí, como ocurrió con “Tormentas del pasado”, porque estaba escuchando sobre la Revolución del Parque en la radio al evocarse un nuevo aniversario y me dije “yo tengo que escribir una historia allí”. En otras novelas, como en el caso de “Renacer de los escombros”, busco el escenario porque me es necesario para lo que quiero narrar, y allí yo necesitaba tragedia para mostrar tanto la miseria humana como la capacidad de hacerle frente a las adversidades.

 

- ¿Qué te atrajo de esa Patagonia de 1920 para desplegar un relato como el que propone "Por la sangre derramada"? 

- Hace tiempo que tenía ganas de escribir sobre las luchas sociales y los reclamos de los obreros.  Figuras como Antonio Soto en cierta forma me recordaban a Leandro N. Alem; ambos eran hombres idealistas que querían cambiar lo que ya estaba impuesto. Y a medida que me puse a investigar me vi seducida por el escenario.

 

- Desde "Tormentas del pasado" hasta esta cuarta novela recientemente publicada, ¿qué ha ido cambiando en vos como autora y qué se ha mantenido como sello característico de tus obras? 

- Como sello característico se mantiene el final feliz. Como lectora me gusta leer finales felices, aunque para llegar tenga que transitar momentos dolorosos en la vida de los personajes. Lo que sí se fue modificando en mi escritura es el aumento del realismo, querer que mis protagonistas sean más humanos y menos heroicos. La vida no es rosa y eso quisiera transmitirle a mis novelas.

 

- ¿Cuáles fueron los mayores desafíos que debiste afrontar a la hora de escribir "Por la sangre derramada?" 

- Hasta último momento no me decidía sobre cómo cerrar una de las historias que transcurre en la novela. Dentro del drama de los obreros hay dos historias de amor y una de ellas, en mi idea original, tenía otro final. Creo que hasta los últimos minutos me debatí sobre cómo seguir.

 

- Si tuvieras que definir a esta novela en pocas palabras, ¿qué dirías? 

- Siempre dije que “Tormentas del pasado” es pasión, “Pinceladas de azabache” es sentimiento, y “Renacer de los escombros” es esperanza. Hoy creo que “Por la sangre derramada” es resistir la soledad y dejar ir la culpa. Por ahora no encuentro una sola palabra que la defina.

 

- Saliendo de las novelas y ya entrando en la antología "Ay, amor", allí escribiste un cuento que tiene un perfil romántico-policial. ¿te planteaste alguna vez incursionar en ese género, en historias con tintes más policiales? 

- Me gusta mucho el policial romántico, es más, tengo dos novelas contemporáneas de ese género. Espero que alguna vez vean la luz y las podamos tener en las librerías.

 

 

 

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Google+ - Black Circle
  • YouTube - Black Circle

babiloniagestionliteria@gmail.com

 

Córdoba, Argentina